Artículo: Juegos que marcan (1/4)

Índice de contenidos

Juegos que marcan (1/4)

Primera parte.

Os traigo troceados estos Juegos que marcan por no hacer un post demasiado grande. Empezamos por los 80´s

Hay multitud de juegos que marcan. En tu trayectoria lúdica, son muchos los juegos que han influido. En RAgames tenemos un montón de influencias, que arrastramos desde la infancia.

¿Pero qué hace que un juego se convierta en un clásico?

Son diferentes los aspectos que pueden convertir un juego en un producto que te marque una épcoa, más allá de que te guste o te haga tomarlo como referencia casi sin darte cuenta. Una estética que atrapa, una mecánica novedosa, las sensaciones incomparables que provoca a la mesa de juego…

Para mi generación, los primeros juegos que nos marcaron fueron los de CEFA. En aquella época y no teníamos más bagaje que el Parchís o El juego de la oca. Al descubrir esos juegos me volví loco. El catálogo de CEFA solucionó cumpleaños y Reyes Magos a multitud de familias, año tras año. Aún recuerdo a mi abuela Manuela regalándome un juego de mesa el día de mi cumpleaños. Me encantaba El Imperio Cobra, Misterio, Dagon, Distrito 21, La maldición del templo de cristal, El cetro de Yarek, Alerta roja, El fantasma de la Opera…. me los jugué todos y tuve la mayoría. Mis favoritos, sin duda, La maldición del templo de cristal y El Imperio cobra.

Es cierto que los juegos de CEFA eran en muchos casos parchises y ocas camuflados.

Tirabas el dado y avanzabas. ¿Por qué me marcaron?

Estos juegos apenas ofrecían algo que los hiciera diferentes. ¿Entonces? Las mecánicas eran pobres, aunque tenían tableros en 3D y eso molaba mucho, pero ¿ por qué me marcaron? Porque más allá del tablero de cartón, tenían un tema, y lo más importante es que con ese tema, en tu cabeza se formaba una historia.

Había un tema. Y con imaginación, en tu cabeza se podía llegar a crear algo parecido a una narración.

También es cierto que el tema del juego, como se suele decir, estaba pegado. Pero en mi cabeza de niño todo funcionaba a las mil maravillas. Se podía evocar más que narrar, pero con eso me valía. Nos encantan las historias. Y cuando no la hay, el cerebro tiende a crearlas con las anclas narrativas que el juego ofrezca.

Los librojuegos llegaron poco más tarde. Y estos sí que tenían historias.

Portadas de varios libros de la colección Elige tu propia aventura.
Elige tu propia aventura

Aún seguía en la EGB. En el colegio todo el mundo los leía. ¿Por qué triunfaron? Ya hemos dicho que nos enganchan las historias. Y aquí además se une la capacidad de elegir, el principio de interactividad, propio de los juegos.

Los había muy fáciles, como Elige tu propia aventura, La máquina del tiempo, Resuelve el misterio… pero mis favoritos, Aventura sin fin, que eran los ambientados en el universo de Dungeons and Dragons; al final de estos venía publicidad de la caja roja (que yo creía que sería otro Imperio Cobra, pero no adelantemos acontecimientos). Todas estas colecciones de librojuegos eran bastante asequibles y la parte lúdica era muy sencilla. Tanto, que además de la propia historia (siempre estoy con las historias),

lo que te atrapaba era la interactividad, otro principio fundamental propio de los juegos.

Quienes queríamos dar un pasito más y experimentar con mecánicas más duras (que se me entienda bien, más duras dentro de lo que eran libro juegos que leíamos en edad escolar) llegaron las colecciones de Brujos y Guerreros, Crónicas Cretenses, Lucha Ficción….y, para mí, sobre todo, Lobo Solitario. Tengo una historia muy bonita con esta colección; me la apunto para contarla en otro post, que este se está alargando mucho. Bueno, estas colecciones aunaban esas historias que nos encantan, con mecánicas más complejas que la simple elección de Elige tu propia aventura y se acercaban un pasito más a los juegos de rol. Seguro que has leído alguno, ¿cuál era tu favorito?

Hablando de juegos de rol, Dungeons & Dragons es el juego que más huella ha dejado, pero de él hablaremos en el siguiente post sobre juegos que marcan.

Antes de despedirme, quería hacer una mención a los videojuegos que empezaban a llegarnos en aquella época. Estoy hablando de antes de que los PC conquistaran los hogares. Las máquinas recreativas también contaban historias y el principio de interactividad estaba presente y constante; además, tenían esos gráficos tan molones… ¡ay, qué tiempo!

Pero entre estos juegos que marcan quería hacer una mención especial a los que llegaron a casa con el primer Spectrum 128k. Muchos desarrollados en España por Dinamic, Opera o Topo, cuyos títulos me marcaron y aún recuerdo: Army Moves, After the war, Camelot Warrior, Phantomas, Game Over, La aventura original, Viaje al centro de la tierra o la grandísima La abadía del crimen.

Portada de Navy Moves, uno de los juegos más importantes de los años 80

Son muchísimos los juegos que marcan una trayectoria. Cada persona tendrá los suyos. Como sus colores favoritos o sus números fetiche. Yo sólo he querido empezar a compartir los míos para que entendáis de dónde vienen todas las influencias y el placer por la narrativa que hay en RAgames. ¿Cuáles serán los del resto del equipo?

¿Y a ti? ¿Qué es lo que hace que un juego te marque?

¿Qué juegos han influído tu trayectoria jugona?

Si te ha resultado interesante y quieres ayudarnos a seguir con este proyecto de creación de juegos, pásate por aquí a tomar un café.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡¿Santo y seña?!

Entra en tu cuenta