Artículo: ¿Cómo se dirige una partida de rol? 3/*

Índice de contenidos

¿Cómo se dirige una partida de rol? 3/*

Seguimos con la serie de consejos (que nadie nos ha pedido) sobre cómo se dirige una partida de rol. En realidad, en ningún caso queremos decir el cómo deberías hacerlo; sino que, por un lado, quería compartir las pautas o procesos que me han hecho a mí divertirme más dirigiendo rol; y por otro, compartir un montón de comentarios que dejasteis en este hilo de Twitter con vuestros propios consejos.

Entre todos los consejos que dejasteis (esta es la 3ª entrada sobre cómo se dirige una partida de rol y todavía hay para por lo menos 2 más) hemos seleccionado otro montón de buenas ideas o aspectos a tener en cuenta (y que os hacen felices) al dirigir vuestras partidas de rol. Así que, para antes de empezar la partida, tenemos varios que repasar.

Vamos a repasar algunos de ellos.

Cómo se dirige una partida de rol

Para antes de empezar la partida:

De especial utilidad me ha resultado siempre alinear expectativas; o por lo menos, intentar dejar claro qué esperamos de la partida. Es muy útil para encaminar a la mesa de juego a un lugar común y evitar las frustraciones. Diferentes tipos de personas vendrán a jugar con diferentes puntos de vista y expectativas. Por eso es importante ponerlo en común: para que nadie se lleve una decepción.

Vamos con un elemento que de un tiempo a esta parte se ha proliferado por muchos entornos de juegos: las medidas de seguridad. Hay gente que no las utiliza y gente que las ve muy necesaria. Mi consejo es que las lleves. Normalemente con tu mesa habitual de amistades no te harán falta, pero si diriges en jornadas son imprescindibles. Nunca sabes con quién vas a jugar. Hay un montón entre las que podrás elegir, como la Tarjeta X o la mecánica de Líneas y Velos… Elige la que más se acomode a tus gustos.

Antes hablábamos de diferentes tipos de personas que juegan y sus expectativas. Además, tengo miedo de que los consejos queden para masters y mesas de juego muy narrativas. ¿Y si a ti no te gusta improvisar? ¿Y si lo que te gusta es solucionar retos o enigmas? ¿Descubrir lo que tiene preparado quien dirige? No hay problema, hay tantas maneras de jugar como personas que juegan. Por mi entorno y las mesas de juego que frecuento, es normal que estos consejos tiendan a lo narrativo, pero no son únicos, por supuesto. Una de las opiniones que dejaron en el hilo de Twitter hablaba sobre la preparación de niveles, y esto es un consejo para las mesas de juego que gozan de superar retos y dificultades, para mesas de juego de ludistas (gamist según la teoría GMS): prepara y adecúa los niveles de juego a la mesa.

Durante la partida tenemos varios aspectos sobre los que reflexionar:

Creo que fue Apocalypse World el que decía aquello de «sé fan de los personajes». Pues es una apreciación maravillosa. Tradicionalmente parecía que en la mesa de juego había dos bandos separados por una pantalla, o que quien dirigía estaba en contra del resto de la mesa. Pero no, jugamos juntos. Ser fan quiere decir que te importe lo que les ocurre, que les pones el foco y les das el protagonismo. La historia sucede a su alrededor y no son los personajes los que transitan como espectadores, sino que la protagonizan porque es SU historia. Si diriges siendo fan de los personajes de la partida, como lo eres de quienes protagonizan una película, las sinergias se vuelven un torbellino.

Y no solo de los personajes, sino también de las personas que los interpretan. Escucha activamente al resto de la mesa, coge sus ideas y añádelas a la ficción para hacer de la trama algo conjunto. Escucha para flexibilizar tus ideas y adaptarlas a nuevas situaciones.

El consejo anterior está muy unido a lo que decíamos en la entrada anterior sobre improvisar. No es un bocado para todos los paladares pero la cerveza tampoco lo era la primera vez que la probaste… (permitidme la broma, que soy muy fan de la cerveza)

Para terminar la partida tenemos un último consejo compartido:

Puedes haber terminado la partida pero, ¿ha terminado la sesión? Seguro que tenéis un montón de anécdotas que contar, de dudas que preguntar y de momentos que recordar.

Parece que una buena charla tras cada sesión puede ser tan divertida como la partida. Pero si a esa charla le añades un feedback constructivo, puedes hacer que las siguientes sesiones sean mucho mejores.

Para articular este feedback a mí me gusta especialemente una mecánica conocida como Estrellas y deseos (tanto, que es norma obligatoria en el manual de mis Profecías). Si no la conocéis os animo a indagar sobre ella, es maravillosa. Y es importante acostumbrar a la mesa de jego a dar el feedback en este momento, al final, para no estar interrumpiendo el fluir de la partida.

cómo se dirige una partida de rol

Pues aquí están un montón de buenas ideas, de buenos consejos, o al menos de aspectos que podéis tener en cuenta para mejorar vuestra experiencia rolera. No son todos ni son los mejores, sólo son algunas reflexiones sobre algunos de los comentarios que dejasteis en Twitter. Hay y habrá muchos más.

Como entradas, que esta no será la última ni fue la primera.

Si te ha gustado esta entrada sobre cómo se dirige una partida de rol y quieres colaborar con el estudio de diseño de juegos de mesa y rol RAGames, pásate por nuestra cafetería favorita y tómate un café con el equipo, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡¿Santo y seña?!

Entra en tu cuenta